1300x551_AA3_E-TRON_141015_1.jpg

Audi e-tron

Movilidad eléctrica completamente apropiada para la conducción diaria: con su tracción híbrida enchufable, los modelos Audi e-tron ofrecen lo mejor de los dos mundos. Una tracción eléctrica para recorrer hasta 50 kilómetros en un silencio casi absoluto y sin generar emisiones cuando el vehículo está impulsado exclusivamente mediante energía eléctrica. Y un motor de combustión que proporciona una autonomía combinada de hasta 940 kilómetros.

El motor eléctrico es un motor síncrono de excitación permanente. Pesa 34 kg y cuenta con refrigeración líquida. El motor eléctrico está situado entre el volante bimasa del motor y el embrague desacoplador de nuevo desarrollo (el embrague K0). Al arrancar el TFSI, éste es arrastrado por el motor eléctrico a través del embrague. En cuanto ha alcanzado el mismo número de revoluciones que el motor eléctrico, el embrague se cierra. Este proceso se desarrolla en un tiempo aproximado de medio segundo, de un modo suave y extremadamente preciso.

¿Qué es e-tron?

00:00 | 00:00

La gestión del sistema híbrido solapa su trabajo con el del motor eléctrico. Hasta un rango de revoluciones medio, el motor eléctrico, que actúa aquí como alternador, se hace cargo de la mayor parte de la deceleración. La energía que recupera se almacena en la batería de tracción. Los frenos de rueda no se activan hasta que el conductor no pisa el pedal con mayor fuerza.

La recuperación en frenada es sólo uno de los varios estados de conducción del Audi A3 Sportback e-tron. El arranque se lleva a cabo casi siempre de forma eléctrica, excepto cuando hace mucho frío o un calor extremo, o cuando el estado de carga de la batería es muy bajo. Gracias al elevado par del motor eléctrico, el compacto deportivo acelera con mucho brío. De los 0 a los 60 km/h transcurren 4,9 segundos; un empuje silencioso pero potente.

El Audi A3 Sportback e-tron alcanza en modo eléctrico una velocidad de hasta 130 km/h; sería posible incrementarla, pero no sería eficiente. Si se circula a una velocidad constante de 100 km/h, sólo se activa por norma general el motor eléctrico, siempre y cuando la energía de la batería sea suficiente. En cuanto el conductor acelera a fondo, por ejemplo para adelantar, y el pedal supera una determinada resistencia, se conecta adicionalmente el TFSI a través del embrague desacoplador K0. El Audi A3 Sportback e-tron acelera en modo boost nada menos que con 350 Nm de par.

El conductor dispone de diferentes posibilidades para controlar de forma activa el proceso. Con una tecla en el tablero de instrumentos y con la palanca de selección del e-S tronic puede elegir entre tres programas. El grupo de características EV (Electric Vehicle) da prioridad al modo eléctrico, mientras que en el programa S, por el contrario, el Audi A3 Sportback e-tron circula de un modo marcadamente deportivo. A través de un menú en el MMI se puede seleccionar el modo hybrid hold. En este caso, la energía eléctrica acumulada en la batería se reserva para más tarde. Además, el sistema de manejo Audi drive select permite al conductor establecer especificaciones concretas. Los diferentes modos del Audi drive select tienen asignados distintos niveles de recuperación en deceleración. De esta manera el conductor puede influir hasta cierto punto en el proceso de carga de la batería durante la conducción.