Menu Burger Open Icon Menu Burger Close Icon

Recuperación de la energía

# recuperación

La pérdida se convierte en ganancia

En muchas áreas del diseño y la producción, Audi utiliza tecnología inteligente para recuperar energía. Presentamos cuatro ejemplos procedentes de la planta de Neckarsulm.

Maquinaria para cortar el acero: flujo del metal con interrupciones

Grandes fuerzas gobiernan en el taller de prensa de Audi en la planta de Neckarsulm: las prensas de transferencia más grandes dan forma a piezas como los marcos laterales del Audi A6 con una fuerza de prensado que puede alcanzar las 8.000 toneladas. A la entrada de la prensa, la maquinaria para cortar el acero corta las piezas en blanco necesarias a partir de una enorme bobina de acero. El acero de la bobina se va desplazando en un movimiento interrumpido de arranque y parada. Para realizar cada corte, los motores eléctricos que impulsan el material con 200 kW de potencia se detienen durante unos segundos.

 

 

Audi saca partido a este hecho, ya que el exceso de energía que se genera en cada frenado es capturado por la maquinaria, que forma su propio circuito eléctrico, e incorporado de nuevo a los motores. Esta tecnología de recuperación de la energía* reduce el consumo eléctrico en 120 MWh al año aproximadamente. Además, la maquinaria para cortar acero aporta 12,5 MWh adicionales al año a la red eléctrica de la fábrica.

 

Energía recuperada:

Más de 120 MWh al año.

Centro de evaluación de los motores: los motores eléctricos aumentan la resistencia

El Centro de Evaluación de los Motores de la fábrica de Audi en Neckarsulm, que entró en funcionamiento en 2011, incorpora las tecnologías más avanzadas. Cada año se llevan a cabo unas 1.600 evaluaciones de los motores en sus 54 bancos de pruebas, en las que los motores han de demostrar su capacidad en diversos criterios (desde la potencia hasta el consumo de combustible, pasando por la estabilidad térmica y la durabilidad).

En estas pruebas, todos los motores están equipados con catalizadores, y los motores TDI®, con filtros de partículas. Los grandes motores asíncronos que proporcionan la carga en muchos de los bancos de pruebas son capaces de recuperar un 86% de la energía cinética generada por los motores de combustión interna. Esto supone una energía eléctrica total de más de 5.000 MWh al año.

 

Energía recuperada:

Más de 5.000 MWh al año.

Recuperación de la energía

Tecnología de los edificios: tecnología de última generación para la climatización interior.

El Centro de evaluación de los motores de Neckarsulm fue concebido exclusivamente desde una perspectiva energética y medioambiental.  La capa externa del edificio absorbe una gran proporción de las emisiones acústicas. En el interior se han instalado sistemas de ventilación de última generación con recuperación del calor integrada. Un sistema de control central gestiona este apartado de acuerdo con las necesidades y con el objetivo de conservar los recursos. La puesta en marcha de los equipos de refrigeración depende de la temperatura exterior, lo que significa que no es necesario utilizar maquinaria de refrigeración en muchas de las áreas.

Banco de pruebas de ABS: frenar recupera energía

Después del ensamblaje que se lleva a cabo en Neckarsulm, cada vehículo de Audi se somete a una serie de análisis. Uno de ellos es el que se realiza en el banco de pruebas de ABS, que es donde se comprueba el sistema de frenos y que el motor alcanza la temperatura adecuada mediante un perfil de conducción predeterminado que prepara el coche para el posterior test de potencia. El ciclo completo dura unos cinco minutos.

Dos motores asíncronos AC impulsan la carretera rodante y en las fases de frenado trabajan como generadores para recuperar la energía. A plena carga, la cantidad de energía recuperada* es de 193 kWh de media al día, lo que supone 47 MWh al año. La energía eléctrica recuperada fluye a través de la red que alimenta el equipamiento de la fábrica.

 

Energía recuperada:

Hasta 47 MWh al año.

Almacén de contenedores para cargas pequeñas: 15 montacargas eficientes para 160.000 espacios de almacenaje

En 2010 entró en funcionamiento en la planta de Audi en Neckarsulm un nuevo centro de logística para los contenedores para cargas pequeñas. En este centro se gestiona automáticamente cada hora una media de 1.300 contenedores con gran cantidad de piezas, como revestimientos, tiradores de las puertas, dispositivos de navegación y unidades de control.

 

El almacén autoportante tiene una altura de 19,5 metros y una capacidad aproximada de 160.000 espacios de almacenaje que son abastecidos por 15 transelevadores totalmente automáticos concebidos como pequeños montacargas. La energía que emplean para moverse se convierte en electricidad en las fases de frenado.

 

 

Esta energía eléctrica se incorpora a la red de suministro y se utiliza para alimentar la maquinaria. De esta forma se consigue un ahorro de energía del 25% aproximadamente, lo que equivale a 100 MWh al año. En total, todas las medidas de protección de los recursos del nuevo centro de logística (incluido un sistema de calefacción que utiliza el calor residual de los edificios de suministros) evitan la emisión de 500 toneladas de CO₂ al año.

 

Energía recuperada:

100 MWh al año.

Audi A6 hybrid: la conducción sin emisiones

La recuperación de la energía* también juega un papel fundamental en la alta eficiencia del nuevo Audi A6 hybrid. Esta berlina combina la potencia de un V6 con el consumo de un cuatro cilindros. Con una potencia total de 245 CV (180 kW) y un par motor de 480 Nm, acelera de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos y alcanza una velocidad máxima de 240 km/h. Además, el consumo de combustible es inferior a los 6,2 l a los 100 km y el nivel de emisiones de CO2 se sitúa por debajo de los 145 g por km.

 

El Audi A6 hybrid puede alcanzar una velocidad de hasta 100 km/h con tracción totalmente eléctrica y, a una velocidad constante de 60 km/h, presenta una autonomía de 3 km. También puede circular exclusivamente con el motor de combustión interna o en modo híbrido. En condiciones de aceleración intensa, el motor de combustión y el motor eléctrico funcionan simultáneamente. El vehículo recupera una gran proporción de la energía en las fases de frenado.

El motor de combustión interna, un motor 2.0 TFSI con una potencia de 211 CV (155 kW) y un par motor de 350 Nm, trabaja junto con un motor eléctrico que genera 54 CV (39 kW) y 211 Nm. El motor eléctrico está situado justo detrás del motor TFSI y ocupa el espacio del convertidor de par motor delante de la transmisión tiptronic modificada de ocho velocidades. La transmisión híbrida traslada la potencia a las ruedas delanteras.

 

La batería de iones de litio, ligera y compacta, está ubicada en el maletero. Suministra una energía de 1,3 KWh y, en caso necesario, se refrigera mediante el aire extraído por un ventilador desde el interior o bien a través de su propio circuito de refrigeración. Esta tecnología conserva la batería dentro del intervalo de temperaturas adecuado para garantizar el alto nivel de la tracción eléctrica.

Datos del Audi A6 2.0 TFSI Hybrid:

Potencia total: 245 CV (180 kW), consumo de combustible (ciudad): 6,2 (l/100 km), consumo de combustible (carretera): 6,2 (l/100 km), consumo de combustible (combinado): 6,2 (l/100 km), emisiones de CO₂ (combinadas): 145 g/km.

 

 

Fuente: Audi Encounter Environment 2012

Texto: Johannes Köbler

Fotografías: Stefan Warter

Recuperación de la energía

Recuperación de la energía
Recuperación de la energía
Recuperación de la energía
Recuperación de la energía
Recuperación de la energía

No related content