Menu Burger Open Icon Menu Burger Close Icon

Causa y efecto

Seguridad, confort y eficiencia:

Los sistemas de asistencia de Audi

Audi ya ofrece actualmente sistemas de asistencia que no solo revolucionan la experiencia de conducción, sino que también constituyen un claro indicador del futuro de la movilidad.

Audi ha ofrecido últimamente varios adelantos de lo que puede deparar la conducción autopilotada. “Bobby,” el prototipo basado en el Audi RS 7 Sportback, circuló por el circuito alemán de Hockenheimring a 240 km/h sin conductor. En enero, “Jack” viajó de forma autónoma desde Silicon Valley hasta Las Vegas y llevó la aguja del cuentakilómetros hasta los 130 km/h en una autopista de Alemania. Por supuesto, esto no es más que un ensayo general de lo que está por llegar.

Aun así, los conductores de los vehículos Audi actuales pueden disfrutar de múltiples características de la tecnología de conducción autopilotada que todavía se encuentran en fase de desarrollo y prueba. Estas características se traducen en sistemas de asistencia opcionales que incrementan de manera considerable la seguridad, el confort y la eficiencia. Y lo mejor de todo es que se están aplicando en cada vez más modelos de la marca de los cuatro aros.


Tomemos, por ejemplo, el asistente en atasco. Disponible en los nuevos Audi A4 y Audi Q7, se trata realmente del nuevo control de crucero adaptativo con sistema Start-Stop que incorpora el asistente en atasco. Cuando el conductor se encuentra con un atasco, ya sea en la ciudad o en la autovía, el sistema utiliza el radar y los sensores de ultrasonidos junto con la cámara para identificar los vehículos situados por delante y en los carriles contiguos. Esto supone un alivio para el conductor cuando circula a velocidades que no alcanzan los 60 km/h. El coche frena y acelera de forma independiente, y no solo mantiene la distancia de seguridad con el vehículo de delante, sino que también lleva a cabo correcciones suaves de la dirección para garantizar que permanece en su carril. Thomas Müller, responsable de desarrollo de los sistemas de frenado, dirección y asistencia al conductor de Audi, comenta: “En Audi tomamos decisiones muy concretas con respecto al nivel de automatización. La conducción asistida es una cosa, pero la conducción autopilotada es algo totalmente distinto. Todavía queda un largo camino por recorrer hasta que este tipo de conducción sea una realidad. Hasta entonces seguimos una política estricta según la cual el conductor es quien conduce y el sistema solo le sirve de ayuda”. Esta regla sencilla y directa se aplica en todos los sistemas de asistencia de Audi.


Esto no significa que el asistente en atasco no suponga ya un avance en seguridad y confort en la conducción diaria. Aunque los conductores son quienes todavía controlan sus vehículos, circular en un atasco resulta mucho menos estresante. “El sistema es todavía demasiado novedoso para que podamos recopilar estadísticas adecuadas, pero a partir de mi experiencia personal puedo decir con toda confianza que descarga al conductor de gran parte de la presión”.


Gracias al asistente de emergencia integrado, el asistente en atasco ofrece una red de seguridad adicional. Si, por ejemplo, el conductor sufre una emergencia médica mientras se encuentra atrapado en una situación de tráfico lento y no puede seguir controlando el vehículo, el sistema registra que no ha recibido ninguna orden del volante ni de los pedales durante un periodo de tiempo determinado. Al principio se emite una serie de señales de advertencia. Si no recibe ninguna respuesta después de que suene un aviso, el coche entra automáticamente en estado de parada total. “Ahora nos encontramos en pleno proceso de aprendizaje sobre cómo conectar mejor en el futuro las funciones de confort y seguridad. Esperamos que las próximas generaciones de coches Audi sean capaces de hacer aún más cosas”.

En cuanto el asistente en atasco alcanza su límite, como cuando el tráfico se dispersa o el vehículo se aproxima a una curva cerrada, el sistema deja de ofrecer ayuda de forma gradual después de un plazo de tiempo suficiente.


El incremento de seguridad también es la esencia del asistente para evitar obstáculos. Algunos modelos nuevos como el Audi Q7 están equipados con esta tecnología, que ayuda al conductor a esquivar los obstáculos que puedan surgir en la carretera. La información procedente del sensor y la cámara se utiliza para calcular la mejor estrategia para evitar accidentes. Una vez más, el sistema de asistencia ofrece ayuda mientras la persona que va al volante permanece en su puesto. Como señala Thomas Müller: “Si el conductor gira en la dirección incorrecta, el sistema intervendrá y corregirá la trayectoria del vehículo. Lo mismo sucede en caso de realizar maniobras excesivas o inadecuadas: el sistema las compensa”.

¿Igual de discreto pero siempre preparado? Conozca el asistente en curva, que se encarga de controlar el tráfico que viene en sentido contrario en el momento en que el conductor se prepara para realizar un giro a la izquierda. En el nuevo Audi Q7, el sistema se activa cuando el conductor enciende el indicador y, en caso necesario, ralentiza el vehículo hasta detenerlo en su carril si el conductor no ha visto un vehículo que se aproxima. “A todos nos ha pasado alguna vez: queremos hacer un giro a la izquierda pero no podemos determinar con exactitud la situación de los coches que vienen en sentido contrario porque nos deslumbra el sol al ponerse en el horizonte. En este tipo de situaciones, el sistema frenará automáticamente si es necesario”, afirma Thomas Müller.


El Audi pre sense rear funciona de forma similar pero en condiciones diferentes. En los Audi A4 y Q7, esta tecnología avisa al conductor cuando el sistema de estacionamiento está activado y el coche está dando marcha atrás despacio, por ejemplo, para salir de una plaza de aparcamiento que se encuentra en un ángulo de 90° con respecto a la vía y al tráfico. El sistema activa avisos de emergencia ascendente que comienzan con una alerta visual en la pantalla MMI seguidos de una señal acústica y, por último y en caso necesario, de una alarma breve.



Con el asistente de eficiencia predictiva, la marca de los cuatro aros ha desvelado una primicia mundial. Mediante la regulación de forma autónoma de la velocidad preprogramada de acuerdo con las condiciones específicas de la ruta, se puede reducir el consumo de combustible hasta en un 10%, por ejemplo, en caminos rurales. El sistema interactúa con el control de crucero adaptativo, el sistema de navegación y la tecnología de reconocimiento de las señales de tráfico por cámara y puede responder con suficiente antelación a la información generada sobre la topología de la ruta, los cruces, las rotondas y los límites de velocidad. “Hasta ahora, si se fijaba el control de crucero adaptativo para que el vehículo circulara a 100 km/h, el conductor debía ajustar manualmente el límite de velocidad a 50 km/h al entrar en una zona urbana. Esta nueva función hace que esta intervención no resulte necesaria, ya que, dentro de los parámetros del sistema, el asistente se adelanta y reduce automáticamente la velocidad del vehículo con bastante antelación de acuerdo con la información sobre la ruta.


Y cuando circula por una autopista alemana, por ejemplo, el sistema mantiene la aguja del cuentakilómetros en la velocidad recomendada de 130 km/h. En este momento no hay ninguna tecnología en el mundo que la iguale”, asegura Thomas Müller.

Como los datos necesarios no se encuentran disponibles para todos los países (e incluso la información de Alemania y EE. UU., por ejemplo, no es totalmente exacta) el asistente de eficiencia predictiva todavía no funciona en todas partes. Sin embargo, los ingenieros de Audi se están ocupando de ello. Hasta que todo esté implantado, los ingenieros de desarrollo han restringido esta tecnología, al igual que sucede con otros sistemas de asistencia, a un papel secundario y, al mismo tiempo, se aseguran de que el conductor esté plenamente informado de esta situación. Thomas Müller añade: “El mundo real es extremadamente complejo. Por este motivo no podemos dejar de recalcar que todavía nos encontramos en la fase de la conducción asistida”.


En las zonas de pruebas restringidas, Audi ha logrado avances en el campo de la conducción autopilotada. Mientras los prototipos de los cuatro aros se ponen a prueba, los sistemas van aprendiendo cada vez más con cada vuelta al circuito y sus algoritmos se refinan y optimizan constantemente. Todavía queda mucho por hacer hasta que demuestren su eficacia y sean capaces de funcionar automáticamente sin ninguna dificultad en situaciones de tráfico complejo. Al fin y al cabo, los vehículos autopilotados de Audi del futuro también deberán adaptarse a las preferencias de conducción del conductor. “Cuanto más automatizados sean nuestros coches, más importante será que conduzcan exactamente como quiere el conductor”, afirma Thomas Müller.




Patrick Morda & Hermann J. Müller (texto)



Más información:


Además del equipamiento de serie de sus vehículos, Audi también ofrece múltiples sistemas de asistencia opcionales que incrementan el confort, la seguridad y la eficiencia. En los nuevos Audi A4 y Audi Q7 se combinan varios sistemas de asistencia y se ofrecen conjuntamente en los paquetes City, Tour y Parking.


No related content