Menu Burger Open Icon Menu Burger Close Icon

HERE está aquí

Conducción pilotada -

La movilidad del futuro

El director general de Audi, Rupert Stadler, habla sobre el futuro de la conducción pilotada, la importancia fundamental de los mapas de carreteras de alta precisión y la gestión segura de los datos de los clientes.

Sr. Stadler, ¿ya está esperando la aparición del coche autopilotado?

Stadler: Lo que estoy esperando antes es la conducción pilotada. Daremos un gran paso adelante en 2017 con la nueva generación del Audi A8. A continuación, en 2018, llegará nuestro SUV eléctrico, también con funciones de conducción pilotada. En caso necesario, el Audi A8 podrá circular por sí solo a una velocidad inferior a 60 km/h, con lo que descargará al conductor de la casi siempre estresante tarea de parar y arrancar en situaciones de tráfico lento. Además, la persona al volante puede sacar más partido de la conducción activa porque el placer de conducir aumenta por lo general si el vehículo se encarga de la mayoría de las tareas aburridas y molestas.



Pero esto es solo el primer paso hacia la conducción autónoma.

Stadler: Pero es un gran paso en un camino que iniciamos hace mucho tiempo con nuestra amplia serie de sistemas de asistencia. La conducción pilotada es ahora la fase más compleja de la digitalización del coche. Su eje central es un sistema de reconocimiento medioambiental a partir de una gran cantidad de sensores. Se trata de una entidad encargada de la toma de decisiones con una extraordinaria capacidad de cálculo y que es considerada el sistema principal de asistencia al conductor. También exige un control activo lateral y longitudinal del vehículo, normalmente por medio de gas, frenos y dirección, y un interfaz hombre-máquina que sirva de concepto operativo. Básicamente se trata de dar un paso detrás de otro. En los próximos años, el coche será capaz de controlar velocidades aún mayores y cada vez más escenarios. Nuestro objetivo es claro: Audi seguirá manteniendo su posición al frente de esta tecnología.


¿Cómo imagina un Audi del año 2030?

Stadler: Imagine que sale de su trabajo y que su Audi arranca sin conductor y se aproxima a usted. Ha podido salir un poco antes porque atenderá la última videoconferencia del día en el coche. Después se echa hacia atrás y hojea el periódico mientras el coche se desliza lentamente en medio del atasco y llega a casa rápidamente y sin estrés. Su Audi aparca fácilmente por sí solo en su ajustada plaza de garaje subterráneo. Antes de comenzar esta maniobra usted se ha bajado del vehículo. Podría ser más o menos así en 2030.



¿Pero el coche seguirá conservando su significado emocional?

Stadler: El coche es sinónimo de libertad y lo seguirá siendo. Ya sea para ir a hacer deporte, de vacaciones o en trayectos cortos, el coche ofrece una flexibilidad inigualable como medio de transporte. Lógicamente, el lugar del coche en la sociedad cambiará y la movilidad sostenible neutra en emisiones de carbono será el objetivo principal. Sin embargo, el coche seguirá teniendo mucho significado en el futuro. Esto es válido especialmente para la conexión cada vez mayor en el Internet de las cosas, es decir, la conexión de los coches entre sí y también con las infraestructuras existentes.

¿Los coches de Audi seguirán teniendo volante en 2030?

Stadler: Estoy totalmente convencido de que así será, incluso cuando nuestros vehículos pasen de la conducción pilotada a la autónoma, es decir, cuando sean capaces de funcionar totalmente sin conductor. Nunca incapacitaremos a nuestros conductores, pero siempre les proporcionaremos asistencia cuando la necesiten y les facilitaremos las cosas. El objetivo de todas las funciones de asistencia consiste en llevar el confort y la seguridad a una nueva dimensión. Sin embargo, el enorme potencial de la conducción pilotada se desarrolla en las situaciones en las que el conductor se distrae por exceso o defecto de actividad. En la actualidad, más de un 90% de los accidentes son provocados por un fallo humano. Por tanto, tenemos la oportunidad de reducir el número de accidentes hasta el 10% (¡no en un 10%, sino hasta el 10%!). 


Algunas de las compañías de tecnología de la información más importantes del mundo han puesto un gran interés en el coche y la conducción autónoma. Están acumulando un nuevo grupo de competidores por el liderazgo tecnológico.

Stadler: Audi vive y respira el lema “Vorsprung durch Technik” (A la vanguardia de la técnica) y este es el motivo por el que daremos forma a esta evolución desde el asiento del conductor. Está claro que las compañías de tecnología de la información son nuestras socias y nuestra colaboración con ellas es cada vez más intensa. Sin embargo, no vamos a abandonar el control del sistema, el acceso a los sistemas relacionados con la seguridad del vehículo (desde la dirección hasta el control del motor pasando por los frenos). No permitiremos el acceso a los sistemas operativos de nuestros coches. Se lo debemos a nuestros clientes, que confían en nosotros. Nuestros clientes valoran nuestra experiencia y saben que nuestros conocimientos técnicos y la calidad de nuestros productos no son fáciles de imitar. 

480x270(1)

HERE está estableciendo las bases de los nuevos sistemas de asistencia, que alcanzan hasta la conducción totalmente automatizada. Nos está ayudando a ampliar nuestro liderazgo en el campo de la conducción pilotada.

Sin embargo, estamos asistiendo a una lucha de poder entre las compañías de telefonía móvil y los fabricantes de coches. ¿Tendrán Google, Apple o Baidu el control sobre los datos en el futuro (y, por tanto, sobre los clientes)?

Stadler: En absoluto. El automóvil jugará un papel especial en el mundo interconectado del futuro, ya que sus sistemas de sensores optimizados le concederán una conciencia propia. Están equipados con todo lo necesario para calcular un modelo completo de su entorno donde quiera que se encuentren y en tiempo real. No existe ningún ordenador capaz de hacer esto, y mucho menos un smartphone. El coche pilotado es el único que cuenta con sistemas de radar, cámaras de vídeo para reconstrucción en 3D, sensores de ultrasonidos y un escáner láser que ofrecen datos de alta precisión sobre los objetos que se encuentran delante del vehículo. Podemos detectarlo todo, desde el tráfico que se aproxima por el ángulo ciego hasta todo tipo de situaciones peligrosas. Nuestro principio es: si los sensores están en el coche, entonces la inteligencia para los sistemas de asistencia y la conducción pilotada también deben estar en el coche, no en los servidores de las compañías internacionales de tecnología de la información ni en los recopiladores de datos. Como he dicho antes, vemos a las grandes compañías de tecnología de la información como socias, pero nosotros somos los únicos que podemos garantizar la privacidad de nuestros clientes.

Estos “recopiladores de datos” también terminarían sabiendo mucho sobre el conductor.

Stadler: Hay mucho en juego: los datos personales de nuestros clientes y, por tanto, una parte importante de su vida. El coche es un espacio privado, es como un segundo salón de casa. Los movimientos de mi coche son nada menos que el perfil de mis movimientos de cada día, por lo que nuestra posición en Audi es muy clara: los datos procedentes del vehículo pertenecen al cliente. Solo él decide qué se hace con ellos. Respetamos firmemente la normativa europea de protección de datos. Es más, invertimos una gran cantidad de dinero para que nuestra propia infraestructura garantice que los datos de nuestros clientes son seguros. Y también hemos adoptado el compromiso de ser totalmente transparentes con lo que sucede con estos datos, sin lagunas ni vacíos. Por lo que respecta al Internet de las cosas, podrá comprobar que la palabra “privacidad” gana cada vez más importancia.


Se han unido a sus colegas de BMW y Daimler para comprar HERE, el servicio de mapas de Nokia. ¿Qué papel juega esto en su estrategia?

Stadler: Los mapas en tiempo real y los servicios basados en la localización serán la base de la movilidad del futuro. En colaboración con BMW y Daimler nos aseguramos de que HERE siga siendo una plataforma abierta, independiente y generadora de valor para una de las mejores bases de datos de mapas del mundo. Va a conformar la base de los nuevos sistemas de asistencia hasta alcanzar la conducción totalmente automatizada. Nos va a ayudar a ampliar nuestro liderazgo en el campo de la conducción pilotada, incrementar la seguridad en la carretera y crear nuevas oportunidades para el desarrollo de nuevos servicios de movilidad y otros servicios para nuestros clientes. El acceso a HERE es la garantía de que nosotros, como fabricantes de coches, tenemos la autonomía necesaria para el desarrollo de importantes tecnologías futuras. Además, nos proporciona independencia a largo plazo, especialmente frente a las grandes compañías de tecnología de la información.

Pero, ¿por qué es tan importante para ustedes el tema de los mapas? El mundo ya está perfectamente digitalizado y los sistemas de navegación conocen incluso el camino más pequeño.

Stadler: Se trata de una dimensión totalmente diferente. Los mapas actuales, con una resolución cuantificable en metros, son buenos para la navegación, pero la conducción autónoma requiere nuevos datos basados en una escala en centímetros. Es posible que la palabra “mapa” sea un poco confusa porque no estamos hablando de los clásicos mapas de carreteras, sino de un modelo tridimensional del espacio. Este modelo ha de ser increíblemente preciso e incluso debe facilitar con todo detalle el estado de la superficie de la carretera. Y además tiene que ser un modelo vivo, que se actualice a sí mismo literalmente cada segundo a través de datos anónimos de nuestros coches con toda la información sobre la situación del tráfico, las condiciones meteorológicas, los accidentes, etc. HERE es asimismo una gigantesca base de datos con información sobre hoteles y empresas, plazas de aparcamiento y eventos.

¿Pero no es cierto que los coches serán capaces de utilizar sus propios sensores para reconocer y “leer” su entorno? 

Stadler: Sí, estoy totalmente de acuerdo, pero la imagen solo estará completa cuando este modelo actual de su entorno se compare continuamente con el modelo almacenado del espacio de carretera que se encuentra a su alrededor. A partir de los datos en tiempo real procedentes de HERE, el vehículo sabe qué se puede encontrar en su ruta y realiza una evaluación de cada cambio y cada movimiento, así como la identificación de los riesgos potenciales, todo ello a una velocidad extraordinariamente mayor. Además, los sensores de nuestros vehículos proporcionarán información anónima en tiempo real no solo sobre el estado del tráfico en cada momento, sino también sobre cambios en las condiciones de la carretera, desvíos y otras incidencias. Es inteligencia de enjambre y mantiene los datos actualizados constantemente.

Entonces, HERE es una inversión de futuro para la conducción pilotada y autónoma.

Stadler: Sin duda constituye una base importante para ello. Sin embargo, también ofrece ventajas que muy pronto podremos disfrutar. Le voy a poner un ejemplo muy sencillo: usted está conduciendo por la A9 hacia Múnich un viernes por la tarde y empieza a llover. El sensor de lluvia activa los limpiaparabrisas. Esta información se envía desde su coche a la nube, y desde esta a los vehículos que van detrás de usted y al centro de control del tráfico. La información está disponible en tiempo real para todos los usuarios de la vía y se utiliza para establecer alertas o recomendaciones de velocidad. Cuando el tráfico empieza a ralentizarse, los conductores que van detrás reciben una propuesta de ruta alternativa. Si esto sucede con más frecuencia, el sistema puede actuar anticipadamente. Saber que si llueve en la A9 un viernes por la tarde se produce un atasco en el 95% de los casos significa que es posible ofrecer una propuesta de ruta alternativa ya desde el principio del trayecto, y no solo cualquier ruta, sino la mejor. En el enjambre generamos una gran cantidad de conocimiento combinado que podemos utilizar para beneficiar a nuestros clientes y proporcionarles seguridad.

Pero cada abeja de ese enjambre también tiene que ser capaz de comunicarse con las otras.

Stadler: En algunas situaciones, el enjambre tiene que ser aún más rápido que la nube, y es por esto que nuestro objetivo fundamental de lograr la comunicación de unos coches con otros también forma parte de nuestro concepto. Con frecuencia escuchamos en la radio que hay objetos en medio de la autopista. Un coche pilotado puede identificar el peligro con sus sensores y advertir inmediatamente al resto de coches que circulan cerca de él. Para cuando esta información se cargue en la nube, sea procesada y descargada por el siguiente coche, es muy probable que sea demasiado tarde para los vehículos que vienen detrás. O piense en una frenada de emergencia en una situación de tráfico denso. Aquellos que vienen por detrás en la fila solo pueden saber que ha habido un frenazo brusco por medio de una señal recibida directamente del emisor. Por tanto, la comunicación directa es esencial en ciertas aplicaciones relacionadas con la seguridad. Estoy convencido de que el coche interconectado será un elemento fundamental para la ciudad inteligente del futuro. Tomemos el ejemplo sencillo de la secuencia de un semáforo: nuestro futuro SUV eléctrico puede empezar a recuperar energía antes si sabe que el siguiente semáforo va a estar en rojo. Esta información presenta un enorme potencial de ahorro, y no solo para los vehículos eléctricos. Sin embargo, la información disponible en tiempo real contribuirá por encima de todo a que el tráfico sea mucho más fluido.


Pero seguro que el enjambre necesita una cantidad tremenda de abejas para que eso funcione.

Stadler: Audi no se está guardando todo esto para él solo. HERE podría pertenecer perfectamente a un consorcio de fabricantes alemanes, pero la compañía desarrollará el proyecto de forma independiente y lo mantendrá abierto a nuevos clientes de la industria automovilística y otros sectores. Esto significa que la cantidad de abejas pronto crecerá y la calidad de los servicios irá mejorando cada vez más. Sin embargo, la autoridad sobre los datos personales seguirá siendo del cliente. Esto es tremendamente importante para nosotros.


Hermann Reil (texto), Roman Heinrich (imágenes)

No related content