Menu Burger Open Icon Menu Burger Close Icon

Mi primer Audi

Audi design UNIverse:

El coche del futuro de los diseñadores del futuro

Audi design UNIverse es un semillero de ideas concebido por un joven talento. Es aquí donde la próxima generación de diseñadores de prestigiosas universidades de todo el mundo expone sus ideas para crear el coche del futuro.

IDEAS PERFECTAS

Global, emocional y avanzado: estos son los criterios para obtener un diseño de éxito según Marc Lichte, diseñador jefe de Audi. “Los diseñadores tienen que reflejar el espíritu de cada época, de hoy y de mañana, en Alemania y en todo el mundo. Y tienen que saber trasladar su pasión al coche que están diseñando”, afirma.



Esta pasión es evidente entre los setenta y seis participantes en el Audi design UNIverse. Los estudiantes han dedicado un año a pulir sus modelos. En el proceso, han desarrollado sus ideas iniciales, han rechazado numerosos diseños, a veces han descubierto que su idea no era original y han vuelto a empezar desde el principio. El planteamiento ha sido diferente para cada una de las universidades participantes: una berlina futurista, nuevas experiencias en el coche del futuro, un servicio exclusivo para los clientes del mañana.


En todos los casos, la idea central giraba en torno al coche del futuro. Tanto en la Universidad Aalto de Helsinki como en la Escuela Politécnica de Diseño de Milán, la Universidad Técnica de Dresde o el Politécnico de Milán, algunos elementos coincidían en todos los diseños: el coche del futuro está propulsado por un motor eléctrico y los componentes técnicos se reducen al mínimo para crear espacio en el interior. Este interior presenta un diseño minimalista: los elementos operativos no son reconocibles como tales y solo se pueden controlar mediante un toque o un gesto. Según el modo de conducción, el volante puede desaparecer en el cuadro de mandos porque este coche conduce de forma autónoma, al menos en determinadas situaciones. Si el coche se abre camino por sí solo a través del tráfico, sus ocupantes podrán centrarse en su propia experiencia dentro del mismo. La realidad aumentada y virtual, así como las grandes pantallas OLED, facilitan el bienestar y ofrecen entretenimiento.


¿Es típico de Audi? ¿Es innovador? ¿Es un diseño global? Estas son las cuestiones que se planteó a los participantes en todas las fases del proyecto. Pudieron probar si sus ideas eran aplicables en cualquier parte del mundo dentro de su propio microcosmos, porque se formaron equipos culturalmente dispares cuyos miembros procedían de una amplia variedad de países, desde Australia hasta la India o Finlandia. En el Audi design UNIverse participaron estudiantes de catorce países. “Este tipo de trabajo intercultural en equipo es absolutamente esencial en Audi Design. Es la única forma que tenemos de crear automóviles que se adapten a los gustos de los clientes de todo el mundo”, afirma Marc Lichte, que añade que su propio equipo es un buen ejemplo de ello, pues está formado por cuatrocientos diseñadores de veinticuatro países. Y el director de Audi Design es además el mejor ejemplo de cómo un buen resultado en un concurso puede ser el comienzo de una gran carrera profesional. En su época de estudiante, Marc Lichte ganó varios concursos de diseño, entre ellos algunos premios de las publicaciones alemanas Autozeitung y auto motor und sport.

480x270(1)
Un diseñador de última generación. El austriaco Michael Hofbauer transformó su idea de coche del futuro en el modelo de arcilla pintada Audi Quantum.

AUDI QUANTUM

Las ruedas han salido de una impresora 3D y pueden girar trescientos sesenta grados. Al menos con este diseño, aparcar marcha atrás es cosa del pasado.


Audi Quantum, un coche concebido como un gran avance. Estética y tecnológicamente superior. Y una solución divertida pero realista para el planteamiento establecido por Audi Design: “Crear una berlina futurista”. ¿Qué significa eso para el joven diseñador? Corre el año 2030. El Audi Quantum avanza con un suave zumbido para recoger a su cliente, Michael, que se dirige hacia el coche con paso elegante. Los cuatro aros de la parrilla del radiador cambian de azul a rojo, su color favorito. La puerta de ala de gaviota se abre hacia arriba, mientras que el sistema de sonido de a bordo reproduce la canción que más le gusta a Michael en este momento. ¿Cómo sabe todo esto el Audi Quantum? Escanea la retina de su conductor en cuanto este se encuentra a su alcance. El coche se adapta inmediatamente a sus preferencias leyéndoselas literalmente en los ojos.


480X270(2)

¿Quiero conducir o dejo que el coche conduzca de forma autónoma? Obviamente, ambas cosas serán posibles en el futuro y el diseño se adaptará en cada situación.

Michael Hofbauer
Estudiante de diseño de la Escuela Politécnica de Diseño de Milán.

480X270(3)
Inspirado en un catamarán. Maximilian Schneider se inspiró en el diseño de un barco para crear muchos de los elementos del Audi Move, como el doble casco de un catamarán, que le aporta una estabilidad excelente.

AUDI MOVE

Este coche refleja elementos del mundo de la navegación. Los neumáticos, por ejemplo, evocan las hélices de un barco.


Su lema es “Sailing the streets” (navegar por las calles). A Maximilian Schneider le gustaría trasladar la emoción de navegar a las carreteras del futuro. ¿Cómo se podría hacer? Tome asiento, abróchese el cinturón y diríjase a la autopista. Maximilian agarra el volante, pisa el acelerador y fija la mirada en la primera curva. La fuerza centrífuga tiende a impulsar el Audi Move hacia fuera, pero el coche comienza inmediatamente a extender sus laterales.


480X270(4)

Esto aporta estabilidad y el futurista catamarán automovilístico se agarra con firmeza al asfalto, incluso a velocidades elevadas. Cuando entra en la ciudad, Maximilian se relaja y se reclina sobre la suave tapicería de su asiento. La carrocería del Audi Move se eleva y el ligero coche deportivo se convierte en un SUV compacto. Este coche se adapta a la calzada como un barco al oleaje.

480x270(5)
Inspirado en la contaminación. A Fanny Hauser, de la Universidad Técnica de Dresde, le gustaría utilizar la realidad aumentada para convertir la contaminación de las megalópolis en luz del sol.

THE ICONIC SEAT

El marco blanco del asiento presenta unas rejillas integradas. Si el cliente desea una nueva fragancia o una iluminación distinta, estas se abren y cambian el ambiente dentro del coche.

“The Iconic Seat” es el nombre que la estudiante Fanny Hauser ha dado como respuesta al planteamiento de Audi Design: “Experiencias reales en el Audi del futuro”. Se trata de un futuro en el que imagina todos los coches conduciendo de forma autónoma. ¿Dónde está entonces la experiencia? La respuesta es que necesitamos un coche que se adapte al conductor, a su estado de ánimo y a sus deseos; un coche que cree una experiencia que cautive todos los sentidos y que aísle por completo a sus pasajeros de lo que los rodea. Pero, ¿qué implica esto en la práctica? Fanny Hauser dentro de veinte años: está dentro del coche, que la conduce por una de las incontables megalópolis del mundo. La densa contaminación forma una nube a su alrededor. Fanny odia la contaminación. Con un simple gesto y gracias a las amplias pantallas que incluye el coche en lugar de ventanillas, la niebla gris desaparece y es sustituida por la luz del sol. A Fanny Hauser le encanta la luz del sol y el buen tiempo, pero en este momento prefiere un ambiente más festivo. No hay problema para el Iconic Seat: los copos de nieve caen suavemente sobre el coche, las rejillas situadas en el asiento del conductor se abren y empieza a fluir por el interior un sutil aroma a pino. La luz se atenúa y suena de fondo su música navideña favorita.

Mi coche del futuro crea el ambiente perfecto para cada cliente. Y esto es posible gracias a la realidad aumentada.

Fanny Hauser
Estudiante de la Universidad Técnica de Dresde

 

480x250(6)
Inspirado en el Kunsthaus Graz. El museo de arte, con sus formas redondeadas y biomórficas, ha influido en los diseños creados por el rumano Caius Ferenczi.

AUDI CRUISER

El especial énfasis en los neumáticos representa la esencia de quattro de Audi.


Tradición e innovación se unen bajo la cúpula de esta berlina futurista. El estudiante de diseño Caius Ferenczi ha basado su estilo en el Auto Union Type C Streamline. Los neumáticos fuertemente acentuados acentuados recuerdan especialmente al coche de carreras de la década de 1930.


480x270(7)

El joven diseñador se ha decantado por un enfoque poco usual al crear una interpretación moderna del clásico, en el que se ha arriesgado con un nuevo tipo de producción de vehículos. Las líneas de ensamblaje y las populares prensas de acero son parte del pasado. El coche del futuro está fabricado a partir de una gota de fluido adhesivo viscoso montada sobre un chasis por un robot. El resultado es un coche con formas fluidas y redondeadas. Una característica particular del Cruiser son los asientos, que se desplazan hacia fuera cuando se abren las puertas.

480x270(8)
Inspirado en la torre Pirelli. El estudiante de diseño Alessandro Ren rompe con la típica silueta de un coche, basa su estilo en la torre Pirelli de Milán.

AUDI ATLANTIS

En este coche no existen las puertas normales. El conductor y el copiloto entran en él a través de las ranuras plateadas situadas en la parte superior.


Explorar la ciudad con la sensación de estar en el espacio: este es el objetivo perseguido por el italiano Alessandro Ren con su Audi Atlantis. Monos y cascos puestos… ¡despegamos! Pero, ¿cómo se entra en este vehículo aplastado sin puertas? Alessandro agarra la línea plateada que recorre a lo largo el techo del coche, fabricada a partir de hierro extraído de un meteorito, y tira hacia él.


480x270(9)

Aparece una pequeña abertura y Alessandro se desliza dentro del coche. Se oye un “clic” metálico y el imán situado en la espalda del traje de Alessandro se conecta con el asiento, lo que hace que el cinturón de seguridad parezca algo de otra época. Alessandro arranca el motor eléctrico y acelera. A pesar de la alta velocidad, no se nota la presión del aire, ya que el conductor está protegido por el traje y el casco.



Texto (Stephanie Huber), fotos (Ulrike Myrzik)

No related content