header_tecnologia_4.jpg

quattro con tecnología ultra


Los que conocen Audi conocen quattro. Y si llegas a conducirlo, nunca volverás a vivir la carretera de la misma forma. Un modelo diseñado al detalle para sentir en tus manos el poder de las nuevas tecnologías.

Giros: cero problemas.

La distribución de la rotación controla constantemente la fuerza del motor y la distribuye entre los ejes delantero y trasero para adaptarse a las condiciones de la carretera en cada momento y situación. La función de control de la rotación facilita los giros mejorando la tracción y la dinámica, a la vez que el sistema de freno específico de las ruedas interiores incrementa el nivel de par motor de los neumáticos exteriores.

SNOW_Audi_A4.jpg

Rendimiento total de quattro.

Si las ruedas de un eje alcanzan el límite de adherencia y existe el peligro de que empiecen a girar sobre ellas mismas, la potencia motriz se redirige al eje opuesto rápidamente. Durante una aceleración rápida o cuando las ruedas frontales circulan sobre nieve, se transfiere una gran parte del par motor al eje trasero. Con este control de la distribución de la rotación, quattro permite una tracción mejorada en el momento de la aceleración y una adherencia excepcional. Al entrar en una curva a alta velocidad, el control de rotación selectiva integrado en el control de estabilidad electrónico frena suavemente el vehículo en el lateral interior y aumenta el par motor de las ruedas exteriores. Gracias a esto se obtiene una conducción más natural y precisa, además de mejorar la dinámica de giro.

Audi comienza una nueva etapa en la historia de quattro:

El nuevo quattro, con tecnología ultra, combina el rendimiento tradicional de quattro con una eficiencia extrema y prepara la tracción integral para el futuro.

¿Cómo funciona?

El eje de transmisión tiene dos embragues que facilitan un aumento de la eficiencia y que están colocados de tal forma que permiten que el eje de transmisión se pueda desconectar por completo. Gracias a la interacción de estos embragues con una función de control estratégico inteligente, quattro con tecnología ultra te ofrece todas las ventajas de la tracción de dos ruedas en las situaciones en que la tracción integral no es necesaria. Para ello, un embrague tiene la función de separar el eje de transmisión de las ruedas traseras, a la vez que se abre un desacoplador integrado en el diferencial del eje trasero. Esto reduce la causa principal de pérdidas del tren de transmisión posterior. Por ejemplo, se puede ahorrar combustible al conducir a una velocidad constante en autopista en condiciones climáticas propicias. Para cambiar a la tracción integral, se puede acelerar el eje de transmisión fijo hasta la velocidad necesaria en cuestión de décimas de segundo y ambos embragues se pueden volver a desconectar. Así, quattro está siempre preparado para cualquier tipo de conducción, antes de que sea necesario y sin que el conductor llegue siquiera a percibir el cambio.

¿Y entonces qué pasa?

Es muy sencillo: el control inteligente de la tracción integral funciona de forma predictiva, con numerosos sensores y un análisis continuo de los datos obtenidos sobre las dinámicas de conducción, las condiciones de la carretera y el comportamiento del conductor. De esta forma, puede hacer una predicción sobre el futuro con medio segundo de ventaja, pero solo tarda unas décimas de segundo en cambiar al modo de tracción integral. Si se da una situación no pronosticable (por ejemplo, si la superficie cambia de repente de una pista de asfalto a una capa de hielo) el sistema reaccionará al cambio en el coeficiente de fricción de manera inmediata.

¿Con qué frecuencia sucede esto?

El sistema de tracción de dos ruedas suele ser suficiente para la mayor parte de tramos de una ruta. En estos casos, el usuario puede aprovechar la tracción delantera, que es más eficiente. No obstante, el sistema de tracción de quattro te ofrece una mejor dinámica de conducción en diferentes situaciones: al entrar en una curva, al conducir a alta velocidad, al acelerar, en condiciones climáticas no propicias o en caminos sin pavimentar.

Conclusión:

Con esta nueva tecnología, Audi ha desarrollado un sistema de tracción integral predictivo que proporciona una eficiencia óptima y ofrece una sensación igual que la de los sistemas permanentes en cuanto a tracción y dinámica. Con la incorporación de la nueva tecnología ultra, este vehículo está diseñado para ser un punto de referencia entre los modelos de su clase en consumo de combustible y las emisiones de CO2, sobre todo en condiciones cotidianas.

A4_1.jpg